Samuel García renuncia a la candidatura de MC a la presidencia de México; amaga con lanzarse en 2030 (+video)

El político regiomontano Samuel García Sepúlveda, anunció que no buscará la candidatura de su partido, Movimiento Ciudadano, a las presidenciales de México del 2024, en las que se enfrentaría con Claudia Sheinbaum del oficialismo, y Xóchitl Gálvez de la coalición opositora.

Aunque anunció que se reincorporaba como Gobernador de Nuevo León, lo cierto es que el Congreso del Estado no ha sido notificado de su regreso al ejecutivo neolonés, por lo que su cargo es por decirlo menos, controvertible.

García Sepúlveda aseguró que para 2030 buscará la candidatura presidencial, con la promesa de encausar a jóvenes desinteresados de la política a lo que llamó una “opción nueva”, aunque para ese entonces tendría 43 años de edad, siendo difícil que logre cautivar a un público nativamente navegante de internet.

Lee además:  ¿Ya sabían? Usuario asegura que radares meteorológicos ya advertían de los fuertes vientos que derribaron el escenario de Maynez en Nuevo León

Aunque se especuló que su esposa, Mariana Rodríguez Cantú, pudiera sustituirle en la candidatura, lo cierto es que no cumple con el requisito de tener 35 años, al contar actualmente con 28 años, por lo que el partido que no acompañó a la coalición opositora, buscará impulsar a otro liderazgo.

En lo que se refiere a su regreso a la gubernatura, asegura que lo hizo para no dejar “en las garras de la vieja política a Nuevo León, y aunque pusimos a México de cabeza e íbamos a ganar la presidencia, lo más importante es Nuevo León”.

Lee además:  Conductora de un noticiero en México se descompensa en VIVO

De momento el Constitucional mexicano aseguró que el único gobernador reconocido es Luis Enrique Orozco Suárez, exfiscal estatal y designado por el Congreso en lo que en un inicio se sugirió como la licencia de Samuel García, quién no tenía mayor preocupación mas que dedicarse a ser candidato de su partido a presidente de la república, y que, por no quedar su incondicional, Javier Navarro, sacrificó su aspiración política.